Entradas

Muchas personas piensan que cambiar una bombilla fundida es una tarea menor, pero la verdad es que no siempre es tan sencillo. Y es que a veces la bombilla se ha estropeado, no porque haya llegado al final de su vida útil; sino porque ha recibido una carga superior de electricidad, ha habido un cortocircuito o alguna razón similar. Por eso, si hace poco tiempo que hemos cambiado la bombilla o si al volver a poner una nueva, nos encontramos en la misma situación; lo mejor es solicitar ayuda. Ayuda especializada de un manitas que nos pueda ayudar a comprobar qué está ocurriendo.

Además, en muchas ocasiones contamos con bombillas que no son las más adecuadas para el espacio que deben alumbrar; o que consumen más energía de la que deberían. Situaciones que podemos cambiar escogiendo adecuadamente las bombillas para cada habitación. Y hacerlo con el consejo de una persona experta como quienes trabajamos en El Manitas Ideal es lo suyo.

En El Manitas Ideal sabemos que este gesto tan cotidiano puede ser la punta del iceberg de una avería más grave, de ahí que hayamos incluido en nuestro catálogo de servicios, esta posibilidad.

Cambiar una bombilla fundida

Una bombilla fundida es mucho más que un acto cotidiano. Es necesario contar con una serie de precauciones para realizarlo adecuadamente. Para que sepas hacerlo, en El Manitas Ideal hemos redactado este artículo con el que queremos ayudarte a conseguirlo de la manera correcta, sin que sufras ningún percance por ello. Son las siguientes:

  1. Lo primero que debemos hacer es desconectar la corriente eléctrica para evitar que sufras descargas o calambrazos.
  2. Lo mejor es hacer el cambio de la bombilla de día. Y es que de esta manera no necesitarás una luz alternativa para llevar a cabo la operación. En caso de que te veas forzado o forzada a hacerlo de noche, alúmbrate con ayuda de una linterna o vela para saber lo que estás haciendo en cada momento.
  3. Una vez contamos con luz suficiente y no eléctrica, debemos desenroscar la bombilla fundida del portalámparas. Por lo general, el giro va hacia la izquierda y debe hacerse con cuidado. Si la bombilla está rota, lo mejor es utilizar unos guantes para evitar cortes.
  4. Para enroscar la nueva bombilla basta con que la encajemos en el portalámparas y giremos hacia la derecha. En este momento hay que comprobar que la nueva bombilla está bien apretada. Si no es así la bombilla comenzará a parpadear.
  5. Una vez colocada la nueva bombilla hay que volver a conectar el suministro. Y hecho esto, ya deberíamos haber terminado nuestra operación.

Problemas al cambiar la bombilla

Sin embargo, realizado todo lo anterior, no siempre conseguimos que funcione correctamente.

Y es que hay ocasiones en que el hecho de que se funda una bombilla indica un problema mayor. Por tanto, el problema no estará en la bombilla –pues seguirá apareciendo-, si no muy probablemente en alguno de estos lugares: casquillo, lámpara, cables o en la propia corriente eléctrica.

Para localizarlo y posteriormente poder resolverlo, lo mejor es hacer pruebas cruzadas. Esto es: haciendo pruebas paralelas de la bombilla, de la lámpara, etc. Y todo ello siempre teniendo en cuenta todas las medidas de seguridad realizadas anteriormente.

Tipos de bombillas

Recuerda que no todos los tipos de bombilla tienen las mismas características y/o las mismas prestaciones. Antes de adquirirlas es conveniente que te dijes en varios detalles. Y así poder escoger lo que te resulta más conveniente.

Así pues, olvida ese gesto de coger la bombilla fundida, acudir a tu tienda y adquirir una igual. Especialmente si las circunstancias de uso de esa habitación han cambiado. Lo habitual es que, en caso de que hayas cambiado la rosca o algún elemento más, tengas que realizar alguna adaptación.

Además, es el momento en el que podrás elegir el color y el tipo de ahorro energético de tu nueva bombilla. Así, si estás acostumbrado a bombillas cálidas y coges una fría vas a notar bastante la diferencia. Lo mismo ocurre si tienes más bombillas en esa habitación, pues lo mejor es tenerlas en cuenta antes de cambiar una de ellas. Pues estarás generando ambientes extraños.

Así pues, si tienes bombillas que se funden con frecuencia o deseas cambiar alguna de las que tienes por otras de bajo consumo, lo mejor es que solicites los servicios de El Manitas Ideal. Saldrás ganando.