Entradas

Los pisos turísticos están de moda entre los turistas de todas las clases sociales y de todo el mundo. Cada vez son más las personas que optan por este tipo de alojamiento para sus vacaciones, de ahí que la oferta se haya incrementado notablemente en las ciudades. Una de ellas es Valencia, que ve cómo año tras año, el número de personas que se la escogen para pasar sus vacaciones se incrementa notablemente.

Pero, al igual que ocurre en los hoteles, al trasiego de personas entrando y saliendo de estas viviendas provoca muchos desperfectos. Y, aunque son muchos los ingresos que aportan a sus propietarios, lo cierto es que los pisos turísticos requieren mucho mantenimiento y puesta a punto.

Para que las personas que se dedican a esta actividad económica puedan descansar en este sentido, la empresa valenciana El Manitas Ideal ofrece sus servicios especializados en pequeñas reparaciones también para que los pisos turísticos estén siempre a punto. Un hecho que marca la diferencia entre una buena y una mala valoración del servicio entre los clientes que allí se alojan; y que a veces se basa en una puerta que se descuelga o en un grifo que gotea. Y es que semejante detalle puede ser suficiente para que los usuarios dejen de demandar tu piso como destino turístico o para que funcione como reclamo temporada tras temporada.

Servicios de El Manitas Ideal para pisos turísticos

En El Manitas Ideal ofrecemos numerosos servicios para pisos turísticos. Algunos de ellos son especialmente interesantes ya que se comprueban antes y después de que los inquilinos abandonan el espacio, por lo que se pueden arreglar inmediatamente y dejarlo a punto antes de que llegue otra solicitud de alojamiento.

Los servicios que los pisos turísticos más demandan y que en El Manitas Ideal ofrecemos son total garantía son los siguientes:

  1. Grifos que pierden agua o que no abren y cierren adecuadamente.
  2. Calderas que no funcionan adecuadamente dando los servicios para los que fueron concebidas.
  3. Aparatos de aire acondicionado que no funcionan adecuadamente o que hacen mucho ruido cuando se ponen en marcha.
  4. Sustitución o reparación de cisternas.
  5. Sintonizar el televisor para que las personas que entren puedan disfrutar de este aparato.
  6. Pintar o reparar los desperfectos que hayan aparecido en las paredes.
  7. Recolocar puertas que se han descolgado por el mal uso.
  8. Repasar y arreglar persianas que se han roto o que presentan algún problema de apertura o cierre.
  9. Arreglo de enchufes o bombillas de todo tipo.
  10. Recolocación de los puntos de luz para que se haga un uso más inteligente de la misma y no se esté derrochando en este sentido el consumo eléctrico.
  11. Colgar cuadros que se han descolgado o que queremos poner para actualizar el estado de nuestra propiedad.
  12. Montar y colocar muebles que hemos adquirido de manera modular en grandes almacenes.
  13. Arreglar la cerradura de una vivienda que se atasca o falla en el cierre o en la apertura.

En todos los casos, además, si durante la estancia del inquilino en nuestro piso turístico tiene algún problema, El Manitas Ideal también ofrece sus servicios. De manera que cuando recibas la llamada de las personas que se alojan en tu piso turístico, siempre puedes derivar su solución a nuestros profesionales que seguro van a saber encontrar la mejor manera de solventarlo.

Así pues, si eres propietario o propietaria de uno o varios pisos turísticos, no lo dudes y solicita los servicios de los profesionales que trabajan en El Manitas Ideal de Valencia. Sin lugar a  dudas, te resultarán más que atractivos. Y podrás descansar sabiendo que el estado de tu negocio siempre está en las mejores manos, en las más rápidas y en la que tienen el precio más ajustado del mercado. Y es que en El Manitas Ideal sólo cobramos por las acciones que llevamos a cabo y por el tiempo que empleamos en ello; sin costes por desplazamiento o conceptos complementarios.

Con los servicios de “El manitas Ideal” podrás tener tus pisos turísticos en perfectas condiciones. Y es que somos especialistas en el mantenimiento de viviendas, pudiendo abordar todo tipo de problemas que se deriven del uso continuado de la misma: desde cambiar una bombilla hasta cambiar los puntos de luz de una vivienda, arreglar una caldera que no funciona o ajustar un grifo que gotea.

De esta manera puedes estar tranquilo de que entregas siempre a tus inquilinos el piso o la casa en perfecto estado, evitando los comentarios negativos en los numerosos portales de Internet dedicados a este tipo de alojamientos.

El Manitas Ideal y los pisos turísticos

A nadie escapa que las personas que contratan los servicios de un piso turístico son muy diferentes entre sí y que, al no ser propietarios de la vivienda en la que se alojan, suelen tener poco cuidado con la misma. Lo que provoca la aparición de desperfectos de manera más habitual a lo que suele ocurrir en una vivienda al uso. Por ejemplo, en la pintura de sus paredes, que suelen recibir numerosos arañazos y golpes por las maletas y demás enseres que manejan los turistas al entrar y salir de la vivienda.

Además, como la entrada y salida de personas en muy frecuente, el equipamiento de la vivienda también suele sufrir mucho más que las que se encuentran en viviendas habituales.

el manitas ideal

Por todo ello, es conveniente que tanto en el momento en el que un inquilino o grupo de inquilinos abandona un piso turístico de tu propiedad hagan un chequeo exhaustivo del estado en que se encuentran sus instalaciones. De esta manera, además, podrás detectar rápidamente un mal uso de la misma y solicitar responsabilidades a los inquilinos de tu piso turístico; o incluso cobrarte su coste en caso de que hayan depositado algún tipo de fianza.

Si, por el contrario, el piso lleva un tiempo sin utilizarse y te lo solicitan para este fin, lo mejor es que envíes a un grupo de personas especialistas en arreglos varios para que puedan analizar el estado en que se encuentra. Da igual que se trate de un piso nuevo o de un piso con historia, en todos los casos suele ser necesario hacer algún ajuste. Y es que tener cerrado un piso también afecta a sus instalaciones. Especialmente a cañerías, termos de agua, calderas, aires acondicionados, etc.

El Manitas Ideal en Valencia: servicios

Si no tienes tiempo o conocimientos para abordar esta puesta a punto, lo mejor es que contrates los servicios de empresas como El Manitas Ideal. Una entidad en la que trabajan profesionales de muy diversas disciplinas y que soluciona cualquier tipo de contratiempo sin tener que esperar a ser atendido.

En El Manitas Ideal ofrecen soluciones para, por ejemplo, las siguientes acciones:

  • Arreglos en grifos y en cisternas que gotean o pierden agua. Importante tener en cuenta este elemento para evitar que incluso con el piso cerrado se dispare la factura del agua.
  • Puesta a punto de aparatos de aire acondicionado y calderas.
  • Arreglo de cerraduras e incluso cambio si es necesario.
  • Todo tipo de trabajos de pintura tanto en habitaciones puntuales como en toda la casa. Arreglando desperfectos que hayan podido producirse en la misma.
  • Poner en su sitio puertas que se descuelgan por el mal uso o por portazos imprevistos.
  • Ajustes en la presión del agua que llega a nuestra vivienda.
  • Sellado de ventanas por las que se cuela el frío o el calor del exterior (dependiendo del momento del año en que nos encontremos).
  • Cambios en los interruptores de tu vivienda, que bien han dejado de funcionar adecuadamente o hacen que salten los plomos.
  • Sintonizar adecuadamente el aparato de televisión que acabamos de adquirir.
  • Cambiar la bañera por un plato de ducha, mucho más cómodo y práctico para espacios en los que entra y sale tanta gente.

Así pues, si quieres mantener tu piso turístico a punto no lo dudes y contrata los servicios de El Manitas Ideal en Valencia.

Los clientes se sucederán y nunca tendrás críticas negativas en lo que se refiere al estado en que se encuentran los servicios de tu vivienda turística.

Las pequeñas reparaciones en los pisos turísticos son un problema que se debe ir solventando a medida que surge si se quiere dar un buen servicio a próximos inquilinos y generar una buena imagen.

Los pisos turísticos son espacios que son habitados por numerosas personas y que, por tanto, requieren de constante revisión y puesta a punto. Sólo de esta manera podremos evitar que pequeñas averías se conviertan en grandes males. Daños que afecten a otras partes de la vivienda (como pequeñas fugas de agua o aparición de humedades en la pintura porque se cuela el frío del invierno por una ventana mal sellada) o que los problemas de un piso que tenemos para alquiler turístico acaben afectando al resto de los vecinos.

Por eso, lo mejor es que, de manera progresiva, sometamos los pisos turísticos a chequeos periódicos en los que, profesionales de las reparaciones, nos asesoren sobre el estado en que se encuentra cada cosa. Esta acción también podemos hacerla nosotros mismos.

pequeñas reparaciones en los pisos turísticos

En cualquier caso, para solucionar las pequeñas reparaciones en los pisos turísticos lo importante es atajar el problema desde que se localiza para que los nuevos inquilinos se vayan con una grata experiencia derivada de la estancia en el piso.

¿Qué pequeñas reparaciones en los pisos turísticos son las más frecuentes?

En los pisos turísticos suele aparecer una tipología de averías que son menos frecuentes en otro tipo de viviendas. Las más habituales son las siguientes:

  1. Problemas con el agua caliente. Los turistas suelen emplear el piso especialmente para asearse por lo que es importante que la caldera o termo se encuentre en perfectas condiciones. Lo mejor es comprobar, antes de la llegada de los inquilinos, el estado en que se encuentra este aparato y hacer las reparaciones oportunas si es necesario.
  2. Grifería que pierde agua. Los inquilinos emplean la grifería de manera rápida y no se fijan si pierde o no agua. Por lo que, normalmente, no te darás cuenta de ello a menos que revises el estado de la vivienda antes de que entren las personas que la han alquilado. O, en el peor de los casos, cuando llegue la factura del agua, donde podrás comprobar la existencia de una anomalía en el consumo.
  3. Aire acondicionado que no enfría (o no lo hace suficientemente). Algunas partes de este electrodoméstico requieren una puesta a punto antes de comenzar a usarlo. Así, es normal que haya que revisar la carga del gas, que necesitan limpieza sus rejillas, o que tengamos que revisar el estado en que se encuentran las pilas de su mando acondicionado. Además, si hace mucho ruido es posible que alguna pieza no funcione adecuadamente, por lo que puede ser el primer aviso de que algo no acaba de marchar bien. Lo mejor es someterlo a una puesta a punto.
  4. Problemas con las cerraduras. Es frecuente que, debido al uso continuado, las cerraduras acumulen en su interior suciedad, lo que imposibilita su correcto funcionamiento. Para evitar que los inquilinos rompan la llave en su interior intentando forzarla, lo mejor es hacer una puesta a punto de la misma. Para ello nada mejor que engrasarla y hacer que vaya de manera suave. En este sentido, también es interesante que hagamos varias copias de las llaves pues los huéspedes suelen perderlas con frecuencia.
  5. Las bombillas deben estar en perfecto estado. Una bombilla fundida, no sólo es motivo de que recibamos la llamada de nuestro inquilino, sino que da una mala sensación a nuestro cliente. De ahí que sea importante que no sólo dejemos un par de bombillas en la vivienda para cualquier imprevisto, sino que revisemos antes de que lleguen estas persona el estado en que se encuentran todas ellas.
  6. Capacidad de la instalación eléctrica. Hoy día los turistas suelen poseer y utilizar muchos aparatos eléctricos, de ahí que sea necesario contar con un contrato de luz que soporte un alto consumo de este servicio.

En “El manitas” somos expertos en las pequeñas reparaciones en los pisos turísticos y en poner a punto todo tipo de residencias, encargándonos de todo tipo de reparaciones menores del hogar o trabajos de mayor envergadura. Ofrecemos un servicio diseñado para mantener la casa “a punto”.